Los Cien Sentidos Secretos – Amy Tan

  • Editorial Planeta2303803
  • Publicado en 1995 / Edición de 2007
  • Género: ficción histórica china
  • Autoconclusivo
  • 396 páginas

Mientras está a punto de divorciarse, Olivia va contándonos la transformación que sufrió su vida cuando irrumpió en ella la extraña Kwan, su hermanastra, la hija que Jack Lee, su padre, había abandonado en China cuando emigró a Estados Unidos en la época de la revolución comunista. Kwan no podrá jamás distanciarse del mundo que la vio nacer y, con sus misteriosos «ojos yin», que le dan poderes para revivir, e incluso reencarnar, fantasmas reales y legendarios del pasado, pronto aparecerá ante los demás como un ser algo trastornado, como fuera de la realidad. No obstante, las historias que cuenta Kwan, y que van entreverando la narración de Olivia, fascinan e irritan a la vez a su hermanastra, enredándola en una espiral de sentimientos contradictorios. Pero, las circunstancias conducen a las dos hermanas al pueblo natal de Kwan, en China, la magia, la violencia, el amor y la fatalidad de esas historias empiezan a adquirir relevancia y a generar imprevisibles y peligrosas consecuencias.

Este es el primer libro que me he animado a leer dentro del reto #viajarleyendoautoras, en el que he decidido este año participar y que espero que me depare muy buenas lecturas (podéis ver mi selección para todo el año aquí). Empecé con esta autora china porque me apetecía algo de literatura asiática y la sinopsis me llamaba bastante así que me decanté por este libro por encima de otros más conocidos suyos.

Lo que me ha pasado con él es una de las cosas que más rabia me da que me pase cuando leo, que es notar que el libro tiene un mensaje que va más allá de lo que literalmente te están contando las palabras impresas pero no ser capaz de apreciarlo. Por lo demás, la historia y los personajes me han gustado bastante, aunque tampoco me han emocionado como pensaba que iban a hacer.

Cuando a Olivia le “imponen” siendo pequeña una hermanastra no imaginaba las historias que iba a vivir gracias a ella directa o indirectamente a través de las palabras de Kwan. Kwan es uno de los personajes más surrealistas que me he encontrado en la literatura, cree que puede percibir y comunicarse con algunos muertos y que ella misma está disfrutando de su segunda vida terrenal, por lo que parte de lo que nos encontramos en este libro son sus narraciones sobre su antigua existencia; para mí, lo más valioso de esta obra. De hecho, creo que todo lo demás que rodea a estas historias y los sucesos en el tiempo actual es un adorno, estas partes son las que de verdad nos hacen entender a Kwan y su especial manera de ver la vida. Con el siguiente extracto del libro podéis haceros una pequeña idea de cómo es:

“Señalo la chaqueta de esquí que Kwan ha seleccionado como la séptima capa. Es de color violeta iridiscente con detalles chillones, uno de esos regalos que compró de rebajas en los almacenes Macy´s, confiando en que impresionaría a la Mamá Grande. Todavía le cuelga la etiqueta del precio, para demostrar que no es una prenda de segunda mano.

-Muy bonita- comento.

Kwan parece orgullosa. -Y también práctica. Completamente impermeable-.

-¿Quieres decir que llueve en el otro mundo?

-¡Qué dices! Claro que no. Allí siempre hace el mismo tiempo, ni demasiado cálido ni demasiado frío.

-¿Entonces por qué has dicho que la chaqueta es impermeable?

Ella me mira con semblante inexpresivo. -Porque lo es-.”

Los otros dos personajes principales, Olivia y su marido Simon se me han escapado un poco. He entendido su forma de actuar y sobre todo la dificultad de la primera para aguantar a Kwan (es maravillosa pero muy intensa, no se puede negar), pero no les he conocido más allá de lo que estrictamente cuenta el libro y la trama que se centra en ambos no me ha interesado demasiado.

En conclusión, es un libro que me ha entretenido (unos ratos más que otros) y que me ha hecho querer seguir descubriendo a su autora, ya que su forma de escribir si me ha gustado bastante y está claro que tiene potencial para crear personajes increíbles.

Mi valoración:

 

Anuncios

El Beso del Ganador – Marie Rutkoski

Si no has leído la primera y/o segunda parte de la trilogía te recomiendo que no sigas leyendo, puede haber SPOILERS

La guerra ha comenzado. Arin está en medio de ella con aliados poco fiables y el imperio como su enemigo. A pesar de que se ha convencido de que ya no quiere a Kestrel, Arin no la ha olvidado ni como se convirtió en el tipo de persona que siempre despreció. Se preocupaba más por el imperio de lo que había hecho por las personas inocentes y sin duda, más de lo que ella hizo por él. Al menos, eso es lo que piensa.

En el helado norte, Kestrel es una prisionera en un campo de trabajos forzados. Mientras busca desesperadamente una vía de escape, desea que Arin supiera el sacrificio que hizo por él. Pero desea con más fuerza que el imperio pueda pagar por lo que le ha hecho.Pero nadie obtiene lo que quiere solo deseándolo.

A medida que la guerra cobra fuerza, Kestrel y Arin descubren que el mundo está cambiando. El Este se enfrenta al Oeste y ellos están atrapados en medio. Con tanto que perder ¿Realmente alguien puede ganar?

Ya se sabe que uno de los mayores enemigos del lector son las altas expectativas que nos creamos cuando escuchamos y leemos críticas muy positivas de un libro, pero hay otra manera de decepcionarse y que he experimentado por culpa de este, que consiste en leer una o varias partes de una saga o trilogía que te ha encantado y llegar a la última y que no te guste lo más mínimo. Y para prueba no hay más que comprobar en mi Goodreads que he tardado más de dos meses en acabarlo.

La razón la tengo bastante clara y es que no me puedes dar dos libros llenos de intrigas y hacer un tercero tan cursi y en el que pasan tan pocas cosas (más allá de pensar, decirse y demostrarse cuánto se importan mutuamente y todo lo harían por el otro). Sé que mi poca afición a la novela romántica puede influir, pero objetivamente esto es así acompañado de un par de batallitas y mucho ir de aquí para allá; y subjetivamente, a mi me parecía desesperante tener que leer todo esto esperando que ocurriera algo de lo que me enganchó a la trilogía. Afortunadamente, en sus últimas 100 páginas ocurren algunas cosas que me recordaron por qué me habían gustado tanto los anteriores libros ¿por qué en este la autora decidió tirar por otros derroteros? No lo sé, pero a mi me fastidió bastante y por eso cada vez que iba a leer me tenía que obligar a cogerlo. Si no llega a ser un final de saga sin duda me hubiese rendido y lo hubiese dejado.

A este desarrollo y conclusión de la historia decepcionante se le une que Arin se convierte en un personaje cansino por sobreprotector, no sé como Krestel no le mandaba a freír churros teniendo en cuenta que si él está vivo es gracias a ella. Y sin embargo, por otro lado, me ha faltado mucho la presencia de los grandes enemigos en la trama. Se sabe que se están moviendo por lo que dicen los protagonistas pero no nos aportan nada hasta el final.

Antes pensaba que era una trilogía que recomendaría a los lectores de fantasía, pero después de ver su conclusión añadiría que te tiene que gustar el romance para soportar esta tercera parte. Mi valoración hubiese sido peor si no fuera porque reconozco que está bien escrito y porque al final ocurre algo que realmente me sorprendió y sería injusto ponerle menos.

Mi valoración:

 

Las Mujeres en el Castillo – Jessica Shattuck

  • Editorial Lince (Malpaso Ediciones)36453205
  • Publicado en noviembre, 2017
  • Género: novela histórica
  • Autoconclusivo
  • 330 páginas
  • Traducción: Santiago del Rey

Entre las cenizas de la derrota nazi, Marianne von Lingenfels regresa al castillo de los antepasados de su esposo, una imponente fortaleza en ruinas que una vez fue testigo de las ostentosas fiestas de la alta sociedad alemana. Viuda de un resistente asesinado tras el fallido complot para asesinar a Hitler, Marianne decide mantener la promesa que una vez les hizo a los valientes que murieron junto a su marido: encontrar y proteger a sus mujeres, sus compañeras viudas de la resistencia. Escrita con un devastador poder emocional, esta evocadora novela ofrece una nueva perspectiva de uno de los periodos más tumultuosos de la Historia. “Las mujeres en el castillo” explora lo que significa vivir, amar, y, en última instancia, perdonar para poder seguir viviendo.

Este es uno de esos libros privilegiados que no pasan por la lista de pendientes de leer, en cuanto me llegó empecé a leerlo casi inmediatamente. Esto no sucede muy a menudo, pero reunía algunos puntos muy positivos para que me animara, como una temática acorde a mi preferencia por la novela histórica, concretamente por la Segunda Guerra Mundial, pero a la vez con un argumento, por lo que se podía intuir gracias a la sinopsis, diferente.

Esta novela aborda el conflicto desde la perspectiva de tres mujeres que, por diversas circunstancias, acaban conviviendo y padeciendo las consecuencias de la posguerra en el castillo de la familia política de una de ellas, Marianne. De hecho, el ascenso y caída del nazismo no tiene protagonismo más allá de hacernos saber, en sus primeras páginas, que estas mujeres son esposas de algunos de los hombres rebeldes que intentaron atentar contra Hitler. Una conspiración que se gesta en este mismo castillo en uno de los mejores prólogos que he leído en los últimos tiempos.

”Años más tarde, ya convertido en profesor, Martin trataría de encontrar las palabras adecuadas para expresar la poderosa fuerza del compañerismo en un mundo en que la camaradería había sido corrompida”

A partir de ahí conoceremos la historia de vida de cada una de ellas antes de llegar al castillo a través de flashbacks más o menos extensos y sus experiencias mientras permanecieron en este y al abandonarlo. Tres mujeres unidas por el destino (o por las decisiones de sus maridos) que mantendrán una hermandad a prueba de bombas durante los peores años de sus vidas. La forma en la que evoluciona su relación cuando la necesidad no las obliga a entenderse y cuando sus personalidades entran en conflicto es otra de las maravillas de este libro.

Siempre valoro que los personajes tengan aristas porque los hacen más reales y tangibles. En este caso nos encontramos con tres protagonistas con ideales y “ambiciones” diferentes, producto en parte de todo lo vivido en los años anteriores, que marcarán sus decisiones y su forma de abordar las circunstancias y que crean en mayor o menor medida empatía en el lector. De hecho, una de las partes más potentes de la historia se encuentra en las páginas en las que se narra la vida anterior al castillo de una de ellas.

También nos encontraremos diversos esbozos de romance, pero con una mínima importancia en relación a todo lo demás que nos encontramos en esta historia, al igual que los hijos e hijas que, aunque son los motores de vida de sus madres a la hora de tirar en una u otra dirección, no tienen mayor protagonismo, aquí las importantes son las tres mujeres: Marianne, Benita y Ania. Aunque tengo que admitir que la relación que nunca fue y el personaje que se queda solo en eco en toda la trama me conquistaron profundamente.

Quizá lo que no consiguió convencerme, y que es uno de los aspectos que se señalan en la sinopsis, es el perdón. Soy consciente de que mucha gente en nuestra realidad ha tenido que esforzarse en conseguirlo para poder pasar página y vivir mirando al frente, pero más allá de esto, en esta historia concreta no me resulta creíble en ninguna de las formas en las que se nos presenta.

“Como jardinera que es, sabe que si levantas una piedra encuentras lombrices e insectos; a veces, incluso una serpiente. Y como alemana, sabe que si te pones a hurgar en una caja llena de fotos, encontrarás uniformes nazis y esvásticas y niños con el brazo alzado para pronunciar el Heil Hitler de rigor”

Es un libro que he disfrutado tanto que me gustaría releerlo porque también creo que, sabiendo ya la realidad de cada una, apreciaría matices que la primera vez no he hecho. No dejéis de leerlo.

Mi valoración:

 

La Librera y el Contador de Estrellas – Pablo Azotea

  • Editorial Sar Alejandria521AD8D0-AE34-42C6-A2CA-3C736BC682F2
  • Publicado en 2017
  • Género: romance / misterio
  • Autoconclusivo
  • 330 páginas

Pablo Azotea nos cuenta como el pasado de Clara regresa a la librería Villanueva en forma de proposición de matrimonio realizada por el futuro escritor y profesor de la Universidad Pública Pablo Salazar, mientras nuevas pruebas de un incide determinante ocurrido hace siete años en la vida de Clara aparecen en la mesa de su despacho para desenterrar una dudosa versión policial. La joven librera se enfrentará a la decisión más importante de su vida en un thriller romántico lleno de acontecimientos inesperados y situaciones capaces de sorprender al lector caminando entre la zozobra de un corazón indeciso.

Que este libro partía con desventaja con respecto a otros por el simple hecho de estar centrado en el romance es algo que admito y que es evidente si seguís mis reseñas en este blog, pero también es verdad que si la trama romántica se entrelaza bien con otro tipo de género puedo valorar muy positivamente un libro (para muestra la reseña de Eres La Luz de mis Ojos). Desgraciadamente en este caso no puedo hacer lo mismo porque para mí este libro hace aguas por todos lados.

Clara es una chica con un pasado traumático por la muerte de su padre en un accidente de coche en el que ella iba y sobre el que misteriosamente nunca se investigó a pesar de que fue arrollado por otro del que nunca se supo el conductor. Los acontecimientos se desencadenan cuando recibe una carta anónima con unos datos que le pondrán en contacto con personas que saben más sobre esa noche que ella misma. Es fácil deducir que la trama va a ir dirigida a descubrir quién conducía el coche que se llevó por delante la vida de su padre y por qué se le ha protegido durante tantos años.

Por otro lado, Clara mantiene una hasta ahora de lo más normal relación con Pablo, hasta que este decide pedirle matrimonio y ella,  por una conexión para mí desconocida con su trauma del pasado, decide rechazarlo y cerrarse en banda. Pero no os preocúpeis, este hilo argumental se cierra a la velocidad de la luz gracias al mismo sinsentido que lo ha iniciado y a partir de ahí Pablo se convierte en accesorio de la protagonista para la supuesta trama de misterio, aunque sin olvidar añadir sus innecesarias escenas de celos absurdos para que no se nos olvide que su relación nos tiene que mantener en tensión (pero va a ser que no). Y digo supuesta porque no considero que haya que ser un gran lector de novela de misterio para adivinar al poco de iniciar la lectura las incógnitas que se nos plantean.

Lo que sí tiene bueno es que se lee bastante rápido, sus más de 300 páginas se sienten muchas menos por el tamaño de letra (muy a pesar de la de corrección que sufre esta novela) y por el estilo del autor.

Mi valoración:

 

Eres la Luz de mis Ojos – María José Rivera

  • Casiopea Ediciones (ficha en la web aquí)99AB4AF1-0C9A-4D0E-B728-F49212E776BC
  • Publicado en abril, 2017
  • Género: novela histórica romántica
  • Autoconclusivo
  • 426 páginas

Aunque su inauguración oficial tuvo lugar el 17 de noviembre de 1869, en 2017 se cumplen 150 años desde que el primer barco atravesó el Canal de Suez, un canal que cambió una forma de viajar en plena era Victoriana. Para celebrarlo sacamos esta novela inspirada en tan histórico acontecimiento. Un banquero suizo que administra las finanzas de la construcción del Canal de Suez, un joven ingeniero egipcio comprometido con el progreso de su país, y un mujer rodeada de misterio que envolverá a ambos, conforman el triángulo de una historia que tiene como escenario la obra monumental que cambió los viajes entre oriente y occidente. La lucha sin escrúpulos por el poder y el dinero en los restos del imperio otomano y los intereses de la Inglaterra victoriana, Francia y Prusia, arrastran al lector en el trepidante ritmo de esta novela, en la que transitan personajes como Lesseps, Eugenia de Montijo, Flaubert, Dostoievski, Verdi, Eiffel o Pasteur. Su lectura conduce a una época de glamour ya desaparecida marcada por el ferrocarril, los barcos a vapor y el telégrafo.

Cuando decidí leer este libro tenía ciertas reservas porque, aunque es claramente una novela histórica, su título y portada dejaban entrever una historia claramente dirigida al romance, y ya sabemos que no me suelen gustar este género; sin embargo, esta fórmula de entrelazar elementos históricos con románticos es la única manera que he encontrado a lo largo de mi vida lectora para disfrutar de estos. Pero para que esto suceda tiene que estar, obviamente, bien escrito, y esto es lo que no sabía hasta que no empecé esta novela. Pues bien, ha sido toda una grata sorpresa desde el principio hasta el final en todos los sentidos.

Aunque nos movemos geográficamente por diversos lugares a lo largo de todo el libro, está contextualizado fundamentalmente en Egipto durante la construcción del Canal de Suez. Y de hecho será esta la guía temporal de la historia, desde su planteamiento hasta su inauguración, sumergiéndonos en todo el proceso gracias a una perfecta documentación que va desde datos estrictamente geológicos, pasando por los problemas económicos y social-políticos que surgieron e incluso abordando hasta atentados. Todo esto, que puede parecer muy tedioso expuesto así, no lo es para nada, y está perfectamente entrelazado con las otras tramas.

Estas otras podrían ser las relaciones personales de nuestro protagonista, Stefan Vertheimer y que, bajo mi punto de vista, destacan tres. La que provoca la construcción del canal y su participación en ella, es decir, la que se establece entre Ferd de Lesseps y Stefan cuando el primero le propone invertir en este proyecto, necesaria e incluso divertida en ocasiones. De esta se deriva la de Stefan con Ahmed, un egipcio que mediará entre los inversores y la sociedad del país, indignada por las condiciones laborales y las muertes y enfermedades producidas por estas. Para mí, esta es la relación más importante y especial de la novela, dos personas muy distintas en todos los sentidos que acaban estableciendo una relación incondicional e imperfecta de amistad, que nos hace disfrutar y sufrir a partes iguales. Y por último, la que puede parecer principal, aunque para mí no lo sea, entre Federica y Stefan, pero que encaja perfectamente en el resto de la historia. Lo que podría ser un elemento decisivo en la anterior, como es el estar condenado a no entenderse por las diferencias culturales, sucede en estos dos personajes, llevándonos por una vorágine de incertidumbres toda la novela.

Después de todo lo dicho, es evidente que es un libro que me ha encantado y que, a pesar de su extensión y temática he leído bastante rápido, otro de sus puntos a favor ya que, a pesar de ser una época que me encanta, nunca había leído nada sobre este acontecimiento.

Mi valoración:

Gracias a la editorial Casiopea por el ejemplar.

Excalibur (Britannia #1) – Ana Alonso y Javier Pelegrín

  • Editorial SUMA / Sandra Bruna -Agencia Literaria- (ficha del libro aquí)
  • Publicado en septiembre, 20169B3BFB34-F091-49B7-8564-FA3BF6C8ACDD
  • Género: fantasía / ciencia ficción / young adult
  • Saga Britania: Excalibur / Camelot / Avalón / Grial
  • 536 páginas

Magia, aventura, lucha y una historia de amor que trasciende la leyenda. Excalibur es la primera de las cuatro entregas de «Britannia», la saga que te redescubrirá el mito artúrico como nunca te lo habían contado.

Gwen es la hija de la reina Igraine y Lance es un caballero de la corte. La princesa, heredera del trono, está en apuros porque los sajones han entrado en Londres y quieren conquistar el reino. Merlín (el famoso mago) y Uriens han trazado un plan para que la princesa escape sana y salva. Pero en la oscuridad de la ciudad, tras cada esquina, los espías de los sajones están al tanto de una maniobra de salvación que puede que sea más complicada de ejecutar de lo que al mago le parece…

La saga «Britannia» recorre una historia épica, mágica y llena de aventuras que transporta al lector a épocas y lugares únicos, en los que el valor y el ingenio son fundamentales para salvar la vida y el honor.

Como persona que desde hace un par de años está descubriendo la fantasía como un género que se está posicionando entre sus favoritos, esta es una de esas sagas que al leer su sinopsis se tenía que unir a mi lista de pendientes. Aún así, nunca me imaginé la importancia que adquiere la magia en la trama de esta historia basada en las leyendas artúricas y que, aunque sé que hay personas a las que no les ha acabado de convencer, a mí me ha gustado muchísimo.

Partimos de la base de que, además de el elemento mágico que en este caso se expone como una especie de “velo” que transforma la realidad a los ojos del mundo, nos encontramos otro relacionado con el futuro y la tecnología que solo entienden y manejan los alquimistas. Quizá la forma en la que funcionan ambos es lo que, aún encantándome su papel en la historia, no he acabado de entender y que espero que en sus siguientes partes se explique mejor.

Por lo demás, ha sido un libro que desde que empecé casi no he podido soltar hasta que lo terminé. El mérito indudablemente es de una trama en la que nos presentan otra versión de la historia de la espada en la piedra, una princesa heredera en constante peligro pero sin amoldarse al papel de damisela en apuros, un Arturo, un Lancelot y un Merlín que no son lo que nos podríamos esperar, unas mujeres con el poder de salvar o arruinar al mundo…y un ritmo gracias al cual no paran de ocurrir cosas en cada capítulo.

He echado algo de menos más profundidad en los personajes y en la construcción de los escenarios, pero teniendo en cuenta que es el primero de cuatro libros y que me ha mantenido pegada a sus páginas y con ganas de más, se lo puedo perdonar y esperar que ahonde en esos aspectos en sus siguientes partes, que ya puedo asegurar que no tardaré mucho en leer.

Mi valoración:

 

Gracias a la agencia literaria Sandra Bruna por el ejemplar.

Rebeca – Daphne Du Maurier

  • Editorial DeBolsilloCBC4BC88-8C24-4AAE-B25E-826C35161258
  • Publicado en 1938 / Edición de
  • Género: misterio / ficción
  • Autoconclusivo
  • 462 páginas
  • Otros títulos de la autora: Mi Prima Raquel, Los Pájaros, La Posada de Jamaica

Nadie que conozca la película basada en esta novela podrá olvidar la voz en off que recita la frase inicial de la obra más lograda de Daphne du Maurier: Rebeca. Así comienzan los recuerdos de la segunda señora De Winter, que la transportan de nuevo a la aislada y gris mansión situada en la húmeda y ventosa costa de Cornualles. Con un marido al que apenas conoce, la joven esposa llega a este inmenso predio para ser inexorablemente ahogada por la fantasmal presencia de la primera señora De Winter, la hermosa Rebeca, muerta pero nunca olvidada. Su habitación permanece intacta, sus vestidos listos para ser lucidos y su sirvienta, la siniestra señora Danvers, aún le profesa una devoción malsana. Y con el espeluznante presentimiento de que algo maligno le está aprisionando el corazón, la joven comienza a investigar el verdadero destino de Rebeca: el oscuro secreto de Manderley.

Elegí leer este libro porque se alinearon los astros (en mi contra)…o más bien porque  al no gustarme el terror ni en películas ni en libros, cuando en el club Rebeca Reads se propuso esta lectura oscura que no llegaba al miedo y de una autora tan afamada decidí animarme. No sé si yo no estaba en el humor para leerlo sin saberlo o mis expectativas eran muy altas, pero me ha decepcionado bastante.

A diferencia de otras novelas, mi decepción con esta está muy localizada en dos aspectos. El primero es el ambiente oscuro y misterioso en el que supuestamente se desarrolla la historia, que yo no lo he visto representado más allá de en el personaje de la Señora Denvers e, incluso en este caso, tampoco ha sido para tanto. El otro punto son sus personajes principales. Hay personas a las que la protagonista les causa compasión por la situación en la que se encuentra en una casa enorme sin el apoyo de su nuevo marido, con las constantes comparaciones y desprecios por parte de vecinos y sirvientes y con el fantasma de Rebeca en su cabeza, pero a mí su personalidad hizo que me diese pena solo un rato, precisamente porque no tiene ninguna. Puedo entender que con su pasado, siendo acompañante de una señora que no la valoraba nada, llegue a Manderley con un perfil bajo, pero su sumisión autoimpuesta le lleva a gestionar como una niña pequeña las amonestaciones de los demás e incluso a justificar hasta los comportamientos más reprobables de su marido. Un marido que, aunque al principio intenté entender, se convierte en uno de los persones menos empático que he leído en mi vida, con comportamientos totalmente fuera de lugar, con una forma de dirigirse a la gente totalmente condescendiente y con un creencia de estar por encima de todo y de todos que imposibilitan sentir empatía hacia él.

Yo resumiría esta novela como una historia de obsesiones entrelazadas: la señora Danvers por Rebeca, el administrador de la finca Frank por complacer a los señores de la casa, la protagonista por su marido y este por controlarlo todo. De hecho, no creo que el desencadenante de los acontecimientos sea el amor de la una por el otro y viceversa. Mi teoría es que ella estaba desesperada por cambiar de vida y encontró en el señor Winter su solución, ya que además se parecía bastante, en principio, al caballero que toda señorita quería tener al lado, y este solo buscaba una mujer florero que le adornase la mansión y las noches.

Lo que sí hay que reconocerle es la calidad narrativa que le otorga a la historia la pluma de la autora, y por lo que me atreveré seguramente en algún momento con otra obra suya, y con un final bastante inesperado.

Mi valoración:

 

La Pareja de al Lado – Shari Lapena

  • Editorial Suma de Letras401B0468-FE57-4CE6-9787-B2D70541CF3E
  • Publicado en 2016 / Edición de 2017
  • Género: novela negra
  • Autoconclusivo
  • 392 páginas

La vecina nos ha invitado a una pequeña fiesta en su casa pero prefiere que mi hija de seis meses no vaya. Nada personal, es solo que no soporta la idea de que llore. Y mi marido está de acuerdo. Después de todo, dice, es la casa de al lado. El plan que me propone es que nos llevemos el monitor infantil y nos turnemos para ir a verla cada media hora.
La niña duerme la última vez que voy a verla. Pero ahora la casa me parece excesivamente tranquila, así que subo tan rápido como puedo las escaleras hasta que confirmo que mi peor pesadilla se ha hecho realidad: ¡mi hija ha desaparecido! Nunca hasta hoy había tenido que llamar a la policía. Pero ahora están en mi casa y quién sabe lo que pueden llegar a encontrar.
¿De que eres capaz cuando has sobrepasado tus límites? ¿De verdad conoces a tus vecinos? ¿Y a tu marido? ¿Y a ti misma? Las personas somos capaces de casi cualquier cosa.

Es la primera vez que al terminar un libro tengo una opinión tan distinta a la general, que siempre he leído y escuchado muy positiva. No se trata, como en otras ocasiones, de una decepción por las altas expectativas que tenía, si no que creo sinceramente que el libro es malo en casi todos los sentidos. Sí, esta va a ser una reseña un poco hater.

En primer lugar el argumento es de película de tarde de fin de semana, es decir, para echarse la siesta. Sin embargo, decidí leerlo por las buenas opiniones que veía en redes sociales que daban a entender que había más mucho más bueno detrás y porque me encanta el género, pero no siempre se puede acertar. Sí hay más cosas que acompañan a la premisa, pero ni son originales ni están bien desarrolladas.

Con esto me refiero a las partes ocultas de la personalidad de los personajes, que ni hacen que sientas empatía con ellos ni se nos presentan poco a poco, dándole misterio a la historia como cabría esperar en una novela de este tipo. Solo la historia personal de la madre de la niña desaparecida podría haber sido interesante, pero no se explora ni bien ni suficiente, así que al final parece más relleno que algo que complemente.

 Con el resto de personajes es más de lo mismo, ninguno se ha ganado mi simpatía, son planos, superficiales y previsibles. Nos encontramos un padre cobarde, desleal, egoísta y que se deja llevar por la inseguridad y la envidia por su suegro, típico hombre adinerado, orgulloso, con demasiados aires de superioridad que le hacen recordarle a todo el mundo en todo momento que tiene el poder, acompañado por una esposa que no se nos da casi a conocer y que no tiene casi ninguna relevancia. Los vecinos son la representación de la frivolidad, una pareja formada por una mujer tan atractiva como odiosa y un marido falto de personalidad (no me gusta nada cuando un autor recurre a estos clichés sexistas, no son necesarios). Y por último, un inspector de policía que va resolviendo el caso casi sin esfuerzo ni dificultades.

El desarrollo acompaña a estos personajes, siendo previsible y sin causar casi tensión, hasta el punto de que era tan obvio lo que iba a pasar que acabé pensando que la autora lo hizo a propósito y su objetivo era otro, que yo evidentemente no he entendido. La narración es precipitada y repetitiva al abordar la forma de sentir y pensar de los protagonistas, incluso los momentos más emotivos se pasan con una sensación de ni frío ni calor.

Quizá después de esta reseña tan “dura” os sorprenda la valoración, pero yo siempre intento valorar objetiva y subjetivamente, y en este último caso he de decir que, a pesar de todo, me ha entretenido, aunque esto no es ningún mérito porque me ocurre con casi cualquier novela del género. Si os ocurre como a mí o no habéis leído mucha novela negra (y por lo tanto no os resultará tan previsible el desenlace) y  tenéis el libro puede que os pase como al resto de lectores y os guste, lo que sí es cierto es que se lee muy rápido.

Mi valoración:

 

Tiempos Difíciles – Charles Dickens

  • Editorial Alianza17725574
  • Publicado en 1854 / Edición de 2013
  • Género: ficción / crítica social / clásico
  • Autoconclusivo
  • 464 páginas

En Coketown, trasunto de cualquier ciudad industrial de la Inglaterra victoriana, el rígido y práctico director de escuela Thomas Gradgrind y su socio, el presuntuoso y mezquino empresario Josiah Bounderby, imponen su ley y su estrecha y árida visión de la vida a alumnos y obreros, cada uno en su ámbito. A través de la entretenida trama de Tiempos difíciles, que entremezcla las vidas y peripecias, ilusiones y desdichas de estos y otros personajes, como los hijos de Gradgrind, Tom y Louisa, y su compañera Sissy Jupe, o el obrero Stephen Blackpool, Dickens expresa que no hay acción sin consecuencia, pero que la esperanza siempre es posible.

Tiempos Difíciles Esta ha sido mi primera lectura con el Club Pickwick y la primera del autor que consigo terminar, pero esto es responsabilidad totalmente mía porque intenté hace muchos años leer La Pequeña Dorrit y no lo conseguí. Los libros tienen su momento y no era el suyo; sin embargo, y a pesar de algunos  “peros” este sí ha sido el de esta otra obra.

Es cierto que el primer tercio se hace muy pesado y es más difícil conectar con lo que el autor pretendía hacernos ver, pero es una parte que al terminar se hace totalmente necesaria ya que es donde se nos muestra en toda su magnitud las creencias basadas en que lo único importante es lo real, lo que se puede tocar, en las que se basa la crítica fundamental que se hace en la novela y de la que partirá todo el desarrollo posterior de los personajes.

Estos personajes son, sin duda, el gran valor del libro. Quizá no se llega a conocerlos en profundidad porque se centra casi exclusivamente en la parte de su personalidad que está a favor o en conflicto con la creencia antes mencionada, pero en esta historia a mí me resulta suficiente. Hasta los que pueden causar más rechazo se disfrutan por lo surrealista de sus pensamientos (y a la vez real en una época en la que lo material se empieza a imponer a lo emocional) llegando en algunas ocasiones a lo cómico satírico, como ocurre con Bounderby y la señora Sparsit que vive con él y le “asiste” de diferentes maneras a lo largo de la historia, eternos infelices que necesitan expandir su insatisfacción a los que les rodean.

A estos les acompañan el señor Gradgrind, un hombre que cría a sus hijos en esta pedagogía de que lo importante es lo que te beneficia el bolsillo, no el alma, y que es el personaje que presenta mayor evolución a lo largo del libro. Esto ocurre gracias al impulso que le da su hija, Louise, sometida a esta educación hasta que un día no aguanta más. Al contrario que ocurre con su hermano, Thomas, acomodado en ella, mimado por todos, aprovechado y sinverguenza.

Hay otros personajes secundarios cuya importancia radica sobre todo en que nos ayudan a ver en todo su esplendor a los principales, como el desgraciado y maltratado Stephen Blackpool o la frívola señora Gradgrind. La única decepción se la otorgo a Ceci Jupe, que aparece al comenzar el libro cuando su padre la abandona en el circo y es adoptada por los señores Gradgind y se convierte en la representación de la virginalidad, la inocencia y la incultura, convirtiéndose en la muestra de que la felicidad no se alcanza como los demás creen. Pero más allá de eso, la que pensaba que iba a ser una de las protagonistas me ha dejado fría.

También nos encontramos la crítica a la creencia de algunos afortunados de cuna de que absolutamente todo en la vida debe girar en torno suyo, justificando hasta los comportamientos más atroces por el simple hecho de ser señores, como casar a una chica con alguien que aborrece porque puede a través de ella beneficiarse social y económicamente, y la falta de empatia de estos mismos con las personas pobres y trabajadoras, horrorizándose cuando reivindican unos derechos mínimos.

Es una novela que si consigues pasar esa primera parte demasiado lenta y te gusta el estilo del autor se disfruta, ya que va cogiendo ritmo poco hasta que al final acabas con la sensación de haber leído un muy buen libro. A pesar de que no lo recomiendan como primera lectura del autor en mi caso sí ha sido así y me alegro porque ahora estoy preparada para seguir disfrutando otras.

Mi valoración:

 

 

Retorno a Roma – Alicia Padrón

  • Editorial Caudal / Sello Altera (ficha de la editorial aquí)36284879
  • Publicado en septiembre, 2017
  • Género: ficción histórica / ciencia ficción / romántica
  • Autoconclusivo
  • 493 páginas

Julia es una joven profesora universitaria cuya vida atraviesa una fase autodestructiva. En un momento decisivo acepta un trabajo extremadamente peligroso que la llevará hasta destinos sorprendentes y determinará que su vida se cruce con la de quien, desde el pasado, marca su existencia. El encuentro entre dos personajes tan opuestos, con un magnicidio como trasfondo, tendrá consecuencias imprevisibles en el destino de Julia y, tal vez, en el de toda la humanidad.
Un viaje formidable, a ritmo trepidante, hasta la Roma clásica, donde viviremos los acontecimientos que marcaron el curso de la historia hasta ser sus verdaderos protagonistas.

Este mes de septiembre se alinearon los planetas y, mientras que la semana pasada os presentaba un libro sobre mitología griega, en esta ocasión es el turno de otro sobre una civilización igual de importante y antigua: la romana. Aunque en este caso también se trata la mitología como algo inherente a ella, los acontecimientos que se narran y, aún tratándose de una ficción, están basados en sucesos y costumbres reales.

Al inicio de la novela nos encontramos con una protagonista, Julia, que después de una ruptura no le encuentra sentido a su vida hasta que sus grandes conocimientos históricos y del latín le abren las puertas a un trabajo tan importante como peligroso: viajar en el tiempo a la época de Julio César. Pero ella no se conformará con ver el final de este gran personaje desde la lejanía sino que se acercará a él y le propondrá un trato, casarse con ella a cambio de mostrarle los avances que ha logrado el ser humano dos mil años después de su tiempo. Julio, como hombre inteligente, curioso y en muchos aspectos adelantado a su época, no se puede resistir y acepta. A partir de aquí nos embarcamos en una historia que alterna entre los momentos en que él le enseña cómo era realmente el imperio romano (a la vez que nos lo enseña al lector también) y en los que ella le muestra cómo es el planeta tierra gracias a un ordenador, cómo funciona el cuerpo humano, cómo volamos gracias a aviones, etc. Todo ello mientras Julia, a espaldas de Julio, investiga cómo se preparó la tan famosa conspiración del Senado Romano para acabar con él.

A pesar de que el tema de los viajes en el tiempo tiene grandes lagunas por mucho que a lo largo del libro se note el intento de justificar el hecho de que la presencia de Julia en el pasado no altere el futuro, si lo aceptamos tal y como nos lo ofrecen en esta novela y lo vemos como un elemento necesario para el desarrollo de la trama, resulta muy interesante ver el conflicto interno de ella al tratar de no hacer nada que pueda hacer desaparecer el mundo tal y como lo conoce y la desconfianza de él por no recibir información sobre su vida más allá de 4 meses. Obviamente, la relación de la protagonista con otros personajes como las vírgenes vestales o algunos familiares se va estrechando, incluido Julio, siendo representado este con la personalidad con la que ha llegado a nuestros días, haciendo la historia, dentro de los límites de la lógica, creíble. Algo curioso ya que en el personaje que había más libertad para crear, Julia, no ocurre tanto lo mismo al pretender hacerla perfecta, inteligente, resolutiva, sociable…casi hasta el final del libro no comete errores a pesar de que en las circunstancias en las que está cada paso que da puede ser uno.

Aunque el desenlace de la vida de Julio César es ampliamente conocido, esta novela nos sorprenderá. El hecho de que sea para bien o para mal depende de cada lector. Yo hubiese preferido unas últimas cincuentas páginas dirigidas hacia otro destino, pero es cuestión de gustos. Al contrario que pasa con las numerosas (e incluso a veces repetidas) citas de personajes de la época repartidas por todo el libro, resultan demasiadas.

Es un dato objetivo y evidente que la autora tiene un conocimiento sobre el Imperio Romano excepcional y que lo ha sabido transferir a una novela que los amantes del género disfrutarán mucho, sin pecar en demasía, como ocurre en otros casos, de darnos lecciones de historia alejándose de la trama.

Mi valoración:

 

Gracias a la Editorial Altera por el ejemplar.