Estatuas en la Oscuridad – Vicente de Haro Morales

  • Editorial Círculo Rojo
  • estatuas-en-laPublicado en junio 2017
  • Género: fantasía
  • Autoconclusivo
  • 238 páginas
  • Ilustraciones de María del Mar Jordán

¿Qué se esconde a la sombra del corazón?

Cada madrugada millones de personas viajan a un lugar al que el mundo racional da la espalda. Un lugar del que solo se regresa con unos pocos fragmentos de recuerdos inconclusos. ¿Pero y si lo que allí ocurre es más real de lo que nos quieren hacer creer?

Durante una noche de tormenta, la etérea línea que separa ambos mundos se quebró, llevándose consigo todo cuanto la oscura tempestad consiguió alcanzar. Incluido… a mí.
Estatuas en la Oscuridad narra la historia de una noche de pesadilla en la que el propio autor se muestra protagonista. Un viaje a una realidad alternativa teñida de sombras donde fantasía y realidad son sinónimos entre ellas. Descubre un siniestro mundo habitado por cuatro tenebrosos jueces dispuestos a recorrer los más olvidados pasillos del alma humana. Fantasmas tallados en piedra en cuyas manos está decidir si el destino del acusado es regresar al mundo real, o por el contrario, sentenciar sobre él un abandono perpetuo en el silencio de la más abrumadora oscuridad.

Este ha resultado ser un libro muy diferente de lo que me esperaba en muchos sentidos: calidad, trama, tipo de narración…sorprendiéndome generalmente para bien.

En primer lugar, decidí solicitar este libro a la editorial por la sinopsis, ya que esta y la portada son los únicos datos que podía tener al tratarse de un autor novel. En ella nos presentan una noche en la que los sueños y la realidad se mezclan, por lo que se podía deducir que iba a leer fantasía, y así fue, pero una muy diferente a la que estoy acostumbrada. No hay aventuras, batallas, héroes ni heroínas ni magia…bueno, hay todo eso pero muy concentrado en el protagonista y casi único personaje de la obra. Y es que este es un libro introspectivo, el personaje representa al propio autor, y nosotros recorremos un viaje a su interior a través de las páginas.

Nuestro protagonista está pasando por un momento muy difícil de su vida, se puede intuir que han ocurrido varios sucesos en un determinado periodo de tiempo que le han sumido en un profundo estado de melancolía, llegando al punto de dejar de ser él, si es que en algún momento se ha permitido ser él mismo, algo que después de la lectura dudo. Para despejarse decide ir algunas noches por el paseo marítimo a patinar, lo que no se imagina es que ese día el viaje será más largo que nunca.

“Es lo que suelo llamar felicidad alquilada, porque una persona feliz por naturaleza tendrá sus días grises, pero alguien que solo es feliz cuando ve a otro pasarlo peor que él, no lo será por sí mismo jamás”

Después de una especie de tormenta, la magia hace su aparición y nos adentramos en el Santuario (como él lo llama), en el que tendrá que enfrentarse a cuatro criaturas, cuatro pruebas y cuatro enseñanzas. Pero para saber qué le tiene preparado cada una tendréis que leerlo. Yo he disfrutado mucho leyendo cómo el protagonista lucha contra sí mismo, sus sentimientos, su forma de ver el mundo, su pasado y sus miedos. En todas recibiremos lecciones tanto él como los lectores y sobre todo la segunda nos sumergirá en una historia preciosa.

La estructura del libro además hace muy ágil la lectura: una introducción, las cuatro pruebas y una conclusión, que quizá fue la parte más lenta y difícil de comprender, y esto es porque el autor maneja una forma de narración muy poética, que si bien en esta última parte se puede hacer algo pesada y “cursi” (esto ya es una cuestión subjetiva y personal), en el resto del libro es un placer del que se disfruta en cada página.

Para mí el valor de esta novela está precisamente en la pluma del autor y en las enseñanzas, que aunque son cosas que aprendemos a lo largo de nuestra vida sobre todo si ya eres una personal adulta, nunca está de más que nos lo recuerden.

“El latir de un corazón no tiene sentido si su única función es mover la sangre sin motivo […] Vivir es aprender a sentir. A sentir se aprende equivocándose. Aprende a equivocarte. Equivócate sintiendo”.

¡Y cómo olvidar las ilustraciones! Otra de las sorpresas que me llevé al coger por primera vez el libro fue descubrir  que dentro había unas ilustraciones oscuras a la par que preciosas de las cuatro criaturas. Como casi siempre me pasa cuando están bien hechas tengo ganas de arrancarlas y ponerlas en las paredes, pero resistiré y las dejaré donde deben estar, acompañando a esta historia.

Mi valoración:

 

Gracias a la editorial Circulo Rojo por el ejemplar

 

Anuncios

One thought on “Estatuas en la Oscuridad – Vicente de Haro Morales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s