Un Mundo Feliz – Aldous Huxley

  • 9788497594257Editorial DeBolsillo
  • Género: ficción / distopía
  • Publicado en 1932 / Edición de 2005
  • 256 páginas

Un mundo feliz es un clásico de la literatura de este siglo. Con ironía mordiente, el genial autor inglés plasma una sombría metáfora sobre el futuro, muchas de cuyas previsiones se han materializado, acelerada e inquietantemente, en los últimos años. La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje.

En un mundo en el que el control de lo que eres, tienes y hasta sientes es la base de la estabilidad y en el que se hará lo que sea para mantenerla ¿habrá alguien dispuesto a desafiar el orden impuesto en pro de la libertad?

Esta nueva sociedad ambientada en un Londres ficticio del año 2540 se divide en castas muy especializadas (Alfas, Betas, Gammas, Deltas y Epsilons), desde las que corresponden a las personas más inteligentes destinadas a trabajos más cómodos pero con mayor responsabilidad, hasta aquellos que viven para trabajar sirviendo a los demás casi como esclavos. Pero la pertenencia a una u otra no se debe ni a herencia familiar ni a los propios méritos. De hecho, en este nuevo mundo no existen las madres; las nuevas generaciones se crean en probetas y se desarrollan en “fábricas” hasta que se les considera  preparados para realizar la actividad para la que han sido concebidos. Y es que toda su vida está dirigida a un objetivo: trabajar y ser útil a la sociedad para mantener la estabilidad.

A través de la manipulación genética y más tarde cuando son ya embriones van pasando por una serie de fases en las que se modifica su organismo para que cada uno sea completamente apto para una tarea en concreto y no para otra. A esto se le añade lo que el autor llama acondicionamiento hipnopédico, y que consiste en hacer desde que son bebés que escuchen miles de repeticiones mientras duermen de las premisas sobre las que se asienta esta sociedad. Con esto consiguen que se conformen con el papel que les ha tocado y ni se planteen cuestionar su vida. Y cuando sienten que se alejan un poco de esos valores tienen una droga llamada Soma que les hace ser infinitamente felices y olvidar aquello que les hace pensar de más.

“Y he aquí – dijo el Director sentenciosamente – el secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que hay obligación de hacer. Tal es el fin de todo el acondicionamiento: hacer que cada uno ame el destino social, del que no podrá librarse.”

[…]

“-Fui y seré me ponen triste – recitó ella – tomo un gramo y solo soy”

Pero hay alguien que sí lo hará. Nuestro protagonista, sospechoso de ser víctima de un fallo durante su creación, no se siente parte de su casta de origen por su aspecto físico, pero tampoco de la casta inferior. Tiene sentimientos más parecidos a los de nuestra realidad, no se conforma con acostarse con cientos de chicas, como es lo natural ahí, porque le gusta una en concreto, no asume la jerarquía social como algo inmutable, tiene curiosidad por la sociedad anterior a su era…

Pero esta novela no trata de una gran héroe que rompe con lo establecido y lleva al mundo a la salvación y la libertad, ni es una historia de amor épica en contra de los valores de la sociedad. Es la lucha de un hombre por demostrarse a sí mismo que hay otra forma de vivir, es la búsqueda de la libertad como ser individual…y es la narración de cómo todo esto se le va de las manos.

“Prefiero ser yo mismo – dijo – yo mismo y amargado. Y no otro y alegre.”

En contra de lo fascinante que me pareció el mundo creado por el autor y de la premisa de la que parte la trama, los personajes me han parecido muy superficiales y el desarrollo de los acontecimientos no me ha convencido tampoco. Pero es que creo que el objetivo del autor no era engancharnos a una historia, era explicarnos su visión de un posible mundo futuro y hacernos pensar. De hecho, me parece increíble que ya hace casi 100 años alguien fuera capaz de ser tan visionario, porque aunque evidentemente hay grandes diferencias, hay características y valores que no creo que estén tal alejados de nuestra realidad actual.

Para mí ese es el valor del libro, que te hace reflexionar ¿aceptarías una vida cómoda pero sin sentimientos ni libertad aunque esos sentimientos incluyan los buenos y los malos? Una vida en la que no existen los rodeos, un camino directo siendo joven y sano hasta que llega la muerte a la edad establecida, sin aventuras ni emoción, pero sin decepciones tampoco.

Una clásico digno de leer, yo diría hasta necesario.

Mi valoración:

“-Pero es que me gustan los inconvenientes.

– Pues a nosotros no – dijo el Inspector -. Preferimos hacer las cosas cómodamente.

– Pero yo no quiero la comodidad. Yo quiero a Dios, quiero la poesía, quiero el verdadero riesgo, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado.

-En resumen – dijo Mustafá Mond – usted reclama el derecho a ser desgraciado.

-Bueno, vaya – dijo el salvaje – reclamo el derecho a ser desgraciado.

-Sin hablar del derecho a envejecer y volverse feo; el derecho a tener sífilis y cáncer; el derecho a tener poco que comer; el derecho de ser piojoso; el derecho a vivir en constante inquietud por lo que ocurrirá mañana; el derecho a pescar la tifoidea; el derecho a ser atormentado por indecibles dolores de todas clases.

Siguió un largo silencio.

-Los reclamo todos – dijo por último el salvaje.”

Anuncios

5 thoughts on “Un Mundo Feliz – Aldous Huxley

  1. ¡Qué buenos recuerdos guardo de este libro! A mí también me dio la impresión de que el autor dejaba con el piloto automático a alguno de sus personajes principales para centrarse más en el mensaje de la novela, que se refleja tan bien en el fragmento que has elegido de la conversación entre el interventor y el salvaje. Me gustará releerlo de aquí a unos años… 🙂

    Me gusta

  2. ¡Buenas!
    Este libro fue uno de los primeros que leí de ciencia ficción hace años, me encantó y lo devoré. Yo creo que es una buena manera de empezar en el género de las distopías por ser más simple que “1984” o “Fahrenheit 451”. Sin embargo, al leer tu reseña me he dado cuenta de que debería hacer una relectura más profunda y crítica…
    ¡Un saludo! 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s